Mente Poderosa

Actualizado: 21 de oct de 2017


¿Te ha pasado alguna vez que tienes muchas ganas de cumplir una meta, tienes toda la intención de hacerla una realidad y de pronto te desmotivas y lo abandonas todo? Si esto te ha pasado alguna vez, quizás hay alguna “Creencia Negativa” dentro de ti que te impide lograr aquello que te propones.

Nuestras creencias pueden ser comparadas a un jardín, donde cada planta o árbol que crece en él, es una creencia diferente. Algunas plantas de nuestro jardín pueden dar buenos frutos mientras otras se marchitan, todo esto depende de nosotros. Algunas veces vamos a querer cambiar ciertas maneras de pensar, esto es como sembrar semillas nuevas, tenemos que regarlas y cuidar de ellas. Por ejemplo, si siempre nos hemos sentido inferiores a otros, pero ahora queremos pensar que somos grandes y exitosos, tenemos que empezar a creer que efectivamente “Somos Grandes y Exitosos”.

La forma cultivar una creencia es a través de afirmaciones constantes, de un pensamiento firme que declare que somos aquello que queremos ser. Los buenos frutos de un árbol están en sus raíces, los buenos frutos en una vida están en nuestras creencias interiores, aquellas cosas que pensamos de nosotros mismos y del mundo.

En el momento en que decimos con determinación “Ya no más, yo quiero ser diferente. Yo voy a ser diferente” es cuando inicia un cambio verdadero en nuestras vidas. Durante nuestra existencia llegamos a acumular mucha maleza en el jardín de nuestra mente, dejamos que todo tipo de personas e influencias externas siembren semillas de negatividad en nosotros. De hecho mucha de nuestra forma de pensar, nuestras creencias más limitantes vienen de fuera de nosotros. Y esas creencias limitantes son sombradas en nosotros mismos muchas veces por nuestros, por nuestros amigos, por el entorno, por la sociedad, por la vecina, etc, etc… Lo peligroso de esto es que nosotros aceptamos estas creencias como la realidad.

Una Creencia Limitante puede venir en la forma de alguna de estas:

  1. No tengo tiempo

  2. Soy un fracaso

  3. El dinero no alcanza

  4. Esto es imposible

Y estas creencias son tan verdaderas como nosotros creamos en ellas. Si no hay tiempo es porque no lo administramos bien, lo mismo si el dinero no alcanza. Y si pensamos que somos un fracaso o algo es imposible así será.

Al final nosotros somos los que elegimos en que creer, es por esa razón que en ocasiones encontramos a personas que en condiciones similares, con estudios similares y en un entorno similar; tienen un nivel de éxito totalmente diferente.

Y si esto es así, seamos sabios y elijamos cuidadosamente en que queremos creer.

“Nosotros creamos nuestro futuro eligiendo nuestra manera de pensar. Creamos nuestro futuro eligiendo nuestras creencias”


Photo by Magnus Lindvall on Unsplash


Grupo Ideas Panamá | Blog


Diseñamos Espacios, Ideas, Momentos. | We design Spaces, Ideas, Moments.


#arqitips


0 vistas